Skip to main content

LABOR OMNIA VICIT

Álvaro es un alumno nicaragüense con el que llevo trabajando dos años y medio. Durante todo este tiempo hemos tenido una clase de hora y media por semana. No tenía ningún conocimiento previo de latín y al principio le costó mucho asimilar el sistema de casos. Recuerdo que hubo momentos en que pensé que iba a tirar la toalla.

Sin embargo, poco a poco, y gracias a su enorme perseverancia, fue capaz de superar las dificultades iniciales y al terminar el primer año ya empezaba a dejar atrás sus problemas con las declinaciones latinas. Durante el segundo curso el avance fue cada vez mayor. Además de nuestra sesión semanal, Álvaro solía ver un par de veces más la clase -que graba en vídeo mientras la hacemos- y dedicaba otro par de horas a preparar ejercicios de gramática y vocabulario.

Especialmente admirable fue el trabajo que realizó durante los meses en los que trabajamos conjuntamente los últimos capítulos de Familia Romana, los mitos y leyendas de Fabulae Syrae y los ejercicios del libro de mi amigo Roberto Carfagni (Nova Exercitia Latina). Ahí el progreso parecía lentísimo pero Álvaro no sólo no se desmotivó sino que cada vez le notaba más seguro y entusiasmado.

Desde septiembre hemos empezado a leer el libro Roma Aeterna y a la sesión de hora y media semanal ha decidido añadir otras dos de una hora.

Lo maravilloso es que al llegar a este punto, después del intenso trabajo realizado en los dos primeros cursos, Álvaro ha asimilado tan bien la gramática y el vocabulario vistos hasta ahora que el progreso está resultando más fácil y cómodo que nunca ¡y éso que estamos con textos verdaderamente difíciles! Ahora mismo tenemos un ritmo de una lección por semana y no tengo ninguna duda de que dentro de un curso Álvaro estará leyendo con la misma facilidad con que ahora lee estos textos a autores como César, Virgilio, Tito Livio, Salustio o Cicerón. Labor omnia vicit!

Aquí os dejo un ejemplo de la clase que hemos tenido hoy en la que hacíamos un repaso del capítulo XXXVII, que hemos trabajado durante tres semanas.

Carlos Martínez Aguirre
Profesor de latín por videollamada


(He compilado el vídeo en baja resolución, por lo que no se puede ver bien la imagen. De todas formas lo que realmente importa es escuchar lo bien que Álvaro es capaz de leer en latín y cómo resuelve los ejercicios.)