Skip to main content

EL MÉTODO BIZANTINO

Cuando hablamos de metodo bizantino, que no es una terminología científica, sino inventada por nosotros (pero eso es algo normal cuando se quiere describir un fenómeno espiritual o intelectual: tampoco los humanistas hablaban de humanismo) nos referimos a una metodología inspirada en aquella con que en la Academia Florentina se aprendía griego de los sabios venidos de Grecia tras la toma de Constantinopla por los turcos. Nos referimos a personajes de la talla de Georgios Gemistós (Pletón), Basilio Besarión, Demetrio Calcocondilas o a sus díscipulos italianos Marsilio Ficino y Angelo Poliziano.

Para evitar confusiones aclaremos que las clases las damos en griego clásico y con la metodología natural; hablando en griego clásico y haciendo hablar y escribir al alumno en la misma forma de la lengua... pero se presupone que el alumno ya sabe griego moderno, por lo cual el ritmo al que avanzamos es mucho mayor, pues, obviamente, un buen dominio del griego moderno proporciona al alumno una base léxica y morfológica enorme.

Evidentemente se puede aprender griego clásico partiendo de un conocimiento nulo de griego moderno, pero ésa no es nuestra opción.

Nos gusta enseñar griego clásico a alumnos que ya tienen un buen conocimiento de griego moderno porque así es como verdaderamente disfrutamos de la enseñanza del griego, porque podemos avanzar mucho más rápidamente al estudio y lectura de los textos literarios y porque, aunque entendemos que el peso de la civilización Griega Clásica es muy superior al de la Grecia moderna, creemos que estudiar la lengua y la cultura griega sin prestar atención a sus formas bizantina y moderna es un enfoque empobrecedor y dañino para el Helenismo actual del que, humildemente, creemos formar parte.

Para quien quiera aprender griego antiguo ignorando la forma moderna de la lengua, hay otras opciones.