Skip to main content

LE GREC ANCIEN DE ASSIMIL

El método de griego clásico de la editorial Assimil Le Grec ancien, escrito por Jean-Pierre Guglielmi, está escrito en francés y es muy recomendable tener una buena competencia en esta lengua para poder aprovecharlo como es debido.

Para quienes no conozcáis la serie Assimil, una breve explicación de sus principios metodológicos: los métodos Assimil proponen una aproximación a la lengua mediante la "inmersión repetitiva". Así, en el caso que nos ocupa, el libro está dividido en 101 capítulos cada uno compuesto por un pequeño texto en griego acompañado de su traducción literal al francés y notas explicativas; una primera serie de ejercicios con frases para traducir del griego al francés y una segunda serie de ejercicios con frases en griego con algunos "huecos" que el estudiante debe completar con ayuda de la traducción francesa de la frase.

La metodología a seguir es la siguiente: el libro hay que leerlo completo dos veces. Primero empezamos con la "fase pasiva" en la que el estudiante lee el texto griego en voz alta o lo escucha en las grabaciones si dispone de ellas. No importa que no se entienda el texto en esta primera lectura/audición. Es sólo para familiarizarse de forma natural con la lengua. A continuación se lee la traducción en francés y se vuelve a leer el texto griego con ayuda de la traducción y las notas hasta estar seguro de entenderlo perfectamente. Después se hacen los ejercicios propuestos y se memoriza el vocabulario. Si hay alguna palabra que nos resulte especialmente extraña debe anotarse unas páginas más adelante para volver a repasarla entonces.

Las grabaciones al parecer están en una especie de "pronunciación restituida" que no es exactamente la erasmiana, pero se parece.

Cada siete lecciones hay una de revisión dedicada a reunir y sistematizar la gramática vista. En esta lección no hay texto griego aunque sí ejercicios.

El estudio de cada capítulo ocupa entre treinta y cuarenta minutos. No se recomienda hacer más de un capítulo por día.

Al llegar al capítulo 50 comienza la "fase activa". Consiste esta en que el estudiante, al concluir el capítulo 50, volverá a leer el 1. Al terminar el 51, el 2, y así sucesivamente. La diferencia está en que en la lectura de esta "segunda ola", el estudiante deberá primero leer el texto francés y traducirlo al griego, y lo mismo con las frases de los ejercicios. Una vez el alumno haya concluido el capítulo 101, la lectura de la "segunda ola" (que irá por el capítulo 51), continuará hasta llegar al 101, con lo que se dará por concluido el estudio del libro (aunque nunca vienen mal nuevos repasos hasta estar completamente seguros de haber "assimilado" todo).

Contenidos del libro: Los textos griegos constituyen una especie de novelita que es una verdadera delicia. Comienzan con una serie de narraciones que consisten en pequeñas anécdotas inventadas por el profesor Guglielmi y ambientadas en el mundo de los niños de la Atenas clásica: la escuela, el gimnasio, las travesuras, los juegos de tabas... Cada capítulo está compuesto por unas pocas líneas (entre 6 y 10). A partir del capítulo 10 se van introduciendo aquí y allá frases de diversos autores: Plutarco, Jenofonte, Aristófanes, Luciano..., y a partir del capítulo 40 las frases originales son la mayoría del texto y las escritas por Guglielmi para hilvanar la historia, las menos. Todo el texto griego tiene mucho sentido del humor y además va acompañado de ilustraciones muy simpáticas. Las travesuras iniciales de los niños protagonistas dejan después paso a algunas reflexiones más serias de su profesor, y después a una narración prosificada (tomada fundamentalmente de Apolodoro) de la historia de Ulises y el Cíclope que la mamá de los niños les cuenta antes de ir a dormir. A partir del capítulo 70 el relato comienza a centrarse en el mundo de los adultos, en concreto en la narración de un simposio que se va a celebrar en la casa del padre de los niños. La mayoría de los textos están ahora extraídos de Jenofonte y Platón, aunque también hay lugar para introducir una buena porción de chistes contados por los invitados (y extraídos del Φιλόγελως, obrita que es una recopilación de chistes del siglo III y que yo no conocía), y algunas disertaciones morales extraídas de los más diversos autores.

Yo no lo recomendaría para un principiante total. Pero sí es una lectura agradable y divertida para cualquiera que tenga un nivel intermedio de griego clásico o puede ser un buen refuerzo para quienes hayan completado otros cursos del mismo tipo más paulatinos, como los arriba citados. En cualquier caso, merece la pena estar en la biblioteca de cualquier helenista.